Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Capítulo 19

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Capítulo 19

Capítulo 19 

El hombre tragó saliva, y en el momento en que ella se acercó voluntariamente con su tierno cuerpo, él respiraba cada vez más fuerte. 

Sus fríos ojos se entrecerraron. 

Serena tenía las mejillas sonrojadas, y él, sin decir una palabra, la hacía sentir aún más incómoda. 

Elián, viendo la situación y que Vali ya estaba ablandandose, algo frustrado por su falta de firmeza, retó a Serena: “¿Así que cualquier cosa te parece bien? La Srta. Zaldivar seguro que frecuenta bares, deber saber bailar, ¿verdad? Baila algo para calmar a Vali.” 

El rostro de Serena se palideció, y con una mirada fria hacia Elián, no se dignó a darle explicaciones. 

Con sus dedos delicadamente jugueteando con la corbata del hombre, lo atrajo hacia ella, con los ojos bajos y humillados, “Te dare un baile en casa, Sr. N, ¿eso te parece bien?” 

El aroma de ella llegaba a sus sentidos en oleadas, esa mezcla de resistencia y tentación lo mantenia completamente distraido. 

Su voz sonaba débil, el hombre la evaluó, recordando que esa noche casi había sido golpeada, ¿tal vez estaba herida? 

Después de todo, pensando en el niño, ya era suficiente lección para ella. 

La gran mano del hombre fríamente apretó su barbilla, y sus profundos ojos se levantaron, “¿Vas a dejar que me levante?” 

Serena, tardiamente consciente, retrocedió con su esbelto cuerpo, 

Él se levantó, lanzándole una mirada fría, y al salir, agarró de nuevo su pequeña mano. 

Dejando estupefactos a todos en la habitación. 

Elián: “Vali, ¿asi la vas a dejar ir? Casi te pone los cuernos.” 

“¿Qué quieres, que baile para ti?” El rostro del hombre se enfrió, de mal humor, “Larguense todos!” 

Elián y Fabrizio se quedaron sin palabras. 

Viendo cómo Serena engatusaba a Vali y lograba llevarlo consigo. 

Elián chasqueó la lengua, “La mujer fatal, esa Serena no es simple, apenas unos dias casados y ya tiene 

a Vali hecho un lío, si la otra mujer en su vida se entera, seguro se muere de rabia…” 

Fabrizio cambió de color de golpe, “¿Qué dices? No dejes que Serena te oiga. 

Elián también se dio cuenta de algo y se calló, pero no pudo evitar comentar, “Serena es solo una esposa por contrato, durará un año y todo habrá acabado. Un trato por un niño, después Vali tendrá que volver con esa mujer… 

Rero Fabrizio entrecerró los ojos, viendo lo sucedido esa noche. Nadie podia entender los sentimientos de Vali. 

De vuelta en la villa, Serena fue la primera en bajar del coche, soportando el dolor agudo en la espalda, pidió en secreto a Doña Rosa un ungüento. 

Capitulo 19 

El hombre la observaba subir las escaleras, su hermoso rostro se ensombreció de repente, ¿la había traido de vuelto a casa para que ahora ella cambiara de actitud y dejara de mimarlo? 

Con el ceño fruncido, preguntó a Doña Rosa, “¿Qué te dijo ella?” 

“La Srta. Serena está herida, necesita un ungüento para golpes, señor, por favor lléveselo rápido, ¡se vela pálida del dolor!” 

Doña Rosa, sensiblemente consciente, percibió que algo no iba bien entre el señor y la Srta. Serena. 

El hombre se quedó atónito, con las cejas fruncidas en preocupación. 

Amba, en el dormitorio. 

Serena yacia en la cama, casi incapaz de levantarse debido al dolor, escuchó pasos y pensó que era Doña Rosa, por lo que levantó temblorosamente la ropa, “Doña Rosa, no creo que pueda vendar esto sola, necesito tu ayuda. 

Al levantar la ropa, la parte baja de su espalda blanca quedó expuesta ante los ojos del hombre. 

Su mirada se ensombreció. De repente, vio un gran moretón y una herida en su cintura. 

“¿No dijiste que no te habían pateado?”, preguntó el hombre con frialdad. 

Serena se sobresaltó al darse cuenta de que era él, su rostro se enrojeció y rápidamente cubrió su espalda. 

Pero el hombre ya estaba sentado en el extremo de la cama, impidiéndole moverse con firmeza y enojo, ‘Estas gravemente herida, ¿por qué no dijiste nada?” 

Serena mordió su labio, con los ojos ligeramente rojos le replicó, “¿Me diste la oportunidad de hablar? 

Tan pronto como confirmaste que mi estómago estaba bien, te fuiste. 

Quise explicarte lo que había sucedido, pero no quisiste escucharme.” 

Él se quedó sin palabras. 

Sus labios se tensaron, todavía descontento, “¿Qué explicación quisiste darme? Te dije que salieras menos, pero ignoraste mis palabras, te escabulliste sola al bar buscando diversión, ¿pensaste en las consecuencias?” 

¡Así que estaba enojado por eso! Pero él no sabia toda la historia. 

“No desobedeci, Sr. N, tampoco fui al bar a desmadrarme, solo… Marco me engaño. 

El camarero dijo que se había caído por su hipertensión y no había nadie para recogerlo.” 

No pude endurecer mi corazón, fui ingenua y caí en su trampa. Él y su madrastra me tendieron una emboscada, esos hombres eran unos matones, querian deshacerse salvajemente del niño, por despecho a Celina, para infundirme miedo. 

Si, me arrepiento tanto y sé que coseché lo que sembré. 

Pero no las cosas no sucedieron como tu amigo las interpretó.” 

Ella terminó de hablar entre sollozos, con los ojos ya enrojecidos por las lágrimas, triste pero obstinada, se giro para limpiarlas. 

No quería que él viera su lado más desastroso. 

No sabía que su vulnerabilidad y suavidad tocaban las cuerdas del corazón de un hombre. 

2/4 

16.50 

Capitulo 19 

Sus ojos oscuros, profundos y sorprendidos, se entiblaron mientras lamia sus labios y hablaba con voz ronca, “¿Por qué no dijiste antes que te estaban molestando? Pensé que tú…” 

“Nunca me diste la oportunidad.” Al escuchar que su tono severo se suavizaba, ella se sentia aún más agraviada y con el labio inferior tembloroso se quejó, “Esta noche no solo Marco me intimidó, tú también me hiciste pasar por un mal momento sin razón.” 

Ante la acusación de la mujer adorable, su rostro se tenso, “¿Te duele mucho?” 

“¿Tú qué crees?” 

“Acuéstate, yo te aplicaré la pomada.” 

“No…” 

“¡No te quejes!” 

Él era dominante, con una madurez imponente que no dejaba lugar a réplicas, alzó su camisa y la sujetó firmemente por la cintura. 

Cuando sus grandes manos tocaron su piel, Serena instintivamente tembló. No se conocían bien y 

n y esta intimidad, aunque fuera para aplicar la pomada, la hacía ruborizar, “Sr. N, por favor, con cuidado… 

Sus dedos eran largos y fuertes 

Esa petición hizo que él se detuviera un instante, sus ojos ardian al ver la piel suave de ella enrojecer 

con su toque. 

Involuntariamente tragó saliva y con voz ronca la reprendió, “Señorita Serena, hay cosas que no debes decir a la ligera.” 

“¿Qué cosas?” Serena seguia sin entender. 

“Cosas que no son apropiadas en el momento y que pueden llevar a malentendidos.” Su voz era sensual 

y grave. 

Serena sintió sus orejas arder, como si entendiera. 

“Lo que quise decir es que me duele, que seas delicado.” Se apresuro a explicar en un tono suave. 

“¿Ahora te vienes arriba?” ¡Su voz se tornó ronca! 

Serena sintió que sus palabras eran aún más inapropiadas y escondió su cabeza avergonzada bajo la 

manta. 

Al moverse, la mano que le aplicaba la pomada camblo de dirección, y la palma grande accidentalmente agarró su cintura. 

Él se inclinó sobre ella, y desde ese ángulo, su cintura parecia una cinta suave, como si pudiera ser doblada a voluntad. 

Sus profundos ojos se oscurecieron, y de repente se puso de pie, reprimiendo el impulso en sus ojos, “Ya es suficiente.” 

“Gracias… 

Serena se encogió, la parte de su espalda que él habia tocado parecia arder. 

Sentia que el ambiente estaba cargado de insinuaciones, por lo que su respiración se intensificaba. 

Se levanto, con el corazón acelerado se cubrió con la ropa, “Tú deberias ir a dormir.” 

16:51 

Capitulo 19 

“Te salvé y te ayudé con la pomada, ¿así es cómo te despides de mi, Señorita Serena?” El hombre, repentinamente, parecia molesto. 

¿No era para disipar el bochorno? 

Serena sin palabras, dijo: “¿Qué espera el Sr. N de mi? 

En realidad, él no esperaba nada de ella, simplemente estaba insatisfecho porque ella no le había agradecido. 

Mirando esos ojos inocentes de la joven, él la desafio a propósito, “¿No dijiste que bailarías para mi cuando volviéramos a casa? ¿No cumples tu palabra? 

El rostro de Serena se encendió al instante. 

Era algo que había dicho para salir del paso, ¿y él se lo tomaba en serio? 

Imaginándose bailando solo para él, su corazón temblaba al mirar esos ojos profundos y cautivadores. 

Ella nego con la cabeza, jugando al desentendido, “¿Cómo voy a bailar si estoy herida?” 

“Si no puedes bailar, entonces canta. Su voz era suave, seguro que cantaría bien. 

El hombre camino hasta el sofá y se sentó con aire despreocupado. 

Parecía que no se iria hasta que no se cumpliera su deseo. 

Serena mordió su labio, “Entonces cierra los ojos, y yo cantaré…” 

Tras una negociación, el hombre sonrio con los labios y cerró los ojos. 

En medio de la incomodidad, Serena empezó a cantar con una voz clara y etérea que hacía que todos se calmaran al escucharla. 

Pero después de un par de lineas, el cuerpo del hombre se tensó bruscamente. 

Él de repente la sujeto por los hombros, con los ojos ligeramente rojos, “¿Por qué conoces esa canción?” 

16.51

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Score 9.3
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: January 13, 2024 Native Language: Spanish

Bajo la Máscara... ¿Amor o Juego? novela completa

Bajo la Máscara... ¿Amor o Juego? novela completa - Serena, la dama más destacada de Valverde, tuvo un encuentro íntimo con un misterioso hombre enmascarado de plata mientras escapaba de sus secuestradores. Descubrió que fueron su prometido y su hermanastra quienes habían tramado su secuestro. Resultó que su hermanastra ya había concebido un hijo con él y, para proteger a su propio hijo, la dejaron a la muerte, pero eso no fue lo peor. Su padre y su madrastra, impacientes por deshacerse de ella, incluso falsificaron su testamento de manera impecable para despojarla legalmente de todo lo que tenía.

Bajo la Máscara... Amor o Juego novela completa.jpg

Todo lo que Serena tenía era un pozo de resentimiento. ¡Tenía que sobrevivir, tenía que vengarse! Todo cambió cuando el hombre con la máscara plateada descubrió su inesperado embarazo. La encontró nuevamente y así comenzó una peculiar unión matrimonial. Para ella, este matrimonio era solo una solución temporal; él quería al hijo que llevaba en su vientre, y ella necesitaba un refugio seguro. "Necesito tu protección, señor", le suplicó....

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset