Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Capítulo 3

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? Capítulo 3

Capítulo 3 

El hombre se giró, su expresión era indescifrable, “¿No estás dispuesta?” 

Serena mordió su labio, apenas conocía a ese hombre y ahora estaba esperando un niño suyo en aquellas circunstancias 

Él se acercó lentamente, levantó la barbilla de la mujer. Era un rostro pequeño, deslumbrante, encantador y juvenil. A pesar de su corta edad, apenas tenia 23 años, sus labios rojos eran suaves y tiemos. La voz del hombre sonaba ligeramente baja y oscura, “Hay cosas que preferiria hacer yo mismo,” 

Serena se quedó confundida, ¿qué quería decir? 

El sonrió de forma traviesa, pero su tono era serio, “Pero respeto la vida, asi que tendremos que traerlo al mundo.” 

¡El era 

buy dominante! Serena finalmente entendió lo que él quería decir con ‘hacerlo él mismo y su rostro se ruborizó sin razón aparente. 

El hombre camino friamente hacia la puerta sin abrirla, 

Pero entonces se escuchó una voz emocionada de una mujer, “¡Maldito chico, si te atreves a salir esta noche, te mostrare lo que es mio!” 

Y luego se escucho el ruido de la puerta al cerrarse con llave. 

Serena estaba desconcertada, “¿Quién está afuera?” 

“Tu suegra.” 

Ella no respondió. 

Él frunció el ceño y volvió hacia ella, la llevó hacia la cama con una voz baja y seductora, “Vas a cooperar?” 

“¿Cooperar en qué?” 

“Fingir nuestra noche de bodas.” 

Serena lo miraba con sus maduros y oscuros ojos, que parecian devorarla. De repente entendió lo que quería decir y su rostro se tiño de rojo como un tomate, “Pero yo… no sé cómo.” 

Él frunció el ceño y de repente la empujó con fuerza hacia la cabecera de la cama, comenzando a desatar su vestido. 

“¡Ah! ¿Qué estás haciendo?” 

“¿Ahora lo entiendes?”, dijo él con una ceja levantada. 

Desde fuera de la habitación se escuchó una risa sofocada: “¡Gracias a Dios, el mocoso finalmente se ha puesto las pilas!” 

Serena estaba avergonzada, con los hombros al descubierto, su piel parecía leche fresca bajo la mirada del hombre, que se oscureció un poco al oler su dulce fragancia. 

Estaban demasiado cerca el uno del otro que Serena solo podía sentir su musculatura firme y poderosa, sus orejas se enrojecieron, sintiéndose en peligro y solo deseaba que él se alejara pronto, así que fingió intencionalmente un grito de dolor. 

1/4 

“Cuidado, muchacho! ¡Tu esposa está embarazada de tu hijo!” 

El hombre bajó la cabeza y miró fijamente el rostro rosado de la mujer, “¿Estás tratando de vengarte de mi?” 

Los ojos de Serena se giraron, “¿Puedo… puedo irme ya?” 

Sus labios finos apenas se curvaron en una sonrisa. No continuó molestando a Serena y se levantó para dejarla en paz. 

La fría y distante presencia del hombre se alejó, y él se sentó frente al sofá mientras se quitó la corbata con un movimiento suave y se mostró elegante y distante, con un cuerpo que justificaba su vanidad. 

Serena se acurrucaba en la cama, mirando nerviosamente la puerta y preguntó: “¿Vamos a dormir juntos esta noche?” 

“¿Lo deseas?” preguntó él, tomando una revista y mirándola de reojo. 

Ella no dijo nada. 

Luego, con una voz melodiosa, murmuró, “¿Crees que me rebajaría a tocar a una joven embarazada?” 

Su tono era irónico y serio, refiriéndose a ella como una joven embarazada. 

Serena se sintió un poco molesta, ¿era él mucho mayor? Curiosa por la media máscara plateada que ocultaba su rostro, ¿seria por una fealdad o estaba marcado por una cicatriz que no queria mostrar? 

El permaneció sentado sin moverse, y solo cuando Serena estaba a punto de quedarse dormida por su debilidad, escuchó su voz grave. 

Serena, considerando sus palabras, preguntó tentativamente: “Señor, sabes todo sobre mi, pero ¿cuántos años tienes? ¿Cuál es tu apellido?” 

Hubo un largo silencio. Él la ignoro. 

Este hombre era frio y dificil de leer, dificil de llevar. Su aire de nobleza y misterio lo hacia imponente, y aunque Serena también provenia de una familia respetable, sentia que solo una casa de élite podía criar a alguien asi. 

“N.” Eso fue todo lo que dijo antes de quedarse en silencio. 

¿Quién era este hombre que ni siquiera le decía su nombre completo y que ocultaba su rostro? ¿Se tapaba la cara porque la conocia? 

A la mañana siguiente, Serena fue rodeada por la risueña ‘suegra’. 

“Serenita, mi hija, yo sabia que ustedes estaban hechos el uno para el otro. Come más cuchufli para que mi nietecito esté fuerte. No te lastimó el papá anoche, ¿verdad? ¡Abuela le dará su merecido!” 

Serena casi se atragantaba, tenia una suegra vivaz, que no parecía tener solo un año de vida por su palidez 

Su mirada se desvió hacia el otro extremo de la mesa, donde ya estaba sentada una figura atractiva con camisa blanca y pantalones negros. Llevaba una media máscara plateada que mostraba una nariz recta y labios finos. 

Pero su actitud era distante, como si estuviera acostumbrado a la falta de compostura de su madre. 

Los sirvientes y la suegra no mostraban ninguna sorpresa ante la máscara. 

Capitulo 3 

Esto solo desconcertó más a Serena. ¿Quién era él realmente, y por qué su identidad era tan misteriosa? En ese momento, Doña Rosa bajó con un pañuelo y preguntó en voz baja, “Señora, el pañuelo está limplecito, ¿debería guardarlo?” 

Serena miró sin entender de qué se trataba. 

La anciana, al ver su curiosidad, sonrió y explicó, “Eso es una mantilla de la suerte, usada en la noche nupcial para… bueno, para lo que ya sabes. Ni los sirvientes entienden las costumbres y te la dejaron aquí…” 

“¡Deja de lado esas aburridas tradiciones! El hombre intervino con disgusto. 

Se acercó a la mesa de Serena para tomar mermelada y, mientras se detenia, levantó una ceja con gracia, “Es su primera vez, lo sé.” 

“¿Tengo razón?” No parecia estar seguro, así que metió las manos en los bolsillos y se inclinó hacia el oido de Serena y le preguntó. 

Las orejas blancas de Serena se ruborizaron. ¿Cómo iba a responder a eso? 

Especialmente porque él no se alejaba, y su fresco aroma masculino la oprimia, con un buen olor y erizando su piel. 

Temerosa de que él dijera algo aún más escandaloso, ella tomó una cucharada de dulce de leche y se la metió en la boca con irritación, “Por favor, come y habla menos.” 

*Señorita Serena….jel señor tiene un serio trastomo obsesivo…compulsivo!” Doña Rosa se asusto. 

Pero el hombre simplemente se quedó mirando a la joven mujer y, al final, tragó la cucharada de dulce de leche, levantó ligeramente los labios curvados y regresó a su lugar. 

Cuanto más tranquilo se mostraba él, más roja se ponia Serena. Mirando la cuchara que él había usado, no sabia si debía tomarla o no. 

La suegra, con una sonrisa traviesa, le pasó la cuchara, “Serenita, come rápido, ¿no es dulce como un beso indirecto? Pero, ¿qué le pasó a la palma de tu mano?” 

De repente tomó la mano derecha de Serena. 

Serena bajó la vista y su expresión se enfrió. El dia del secuestro, Celina había lastimado la palma de su mano; si no fuera porque ella sabia de medicina y había recogido hierbas para curarse mientras escapaba, ¡su mano estaría arruinada! 

Celina estaba celosa del talento de Serena para el diseño 

“¿Por qué no dijiste nada anoche?” El hombre la miró con frialdad, frunciendo el ceño, “Doña Rosa, ve a llamar al médico.” 

Cuando el médico de la familia llegó, Serena se sorprendió; jera el doctor más famoso de Valverde! La familia Zaldivar habia intentado contratarlo, pero fue imposible. ¡y resultó ser el médico residente de 

esta mansión? 

¿Quién era este hombre frente a ella, después de todo? 

“¡Ay!” Serena exclamó del dolor al aplicarle el líquido medicinal. 

Esto hizo que el hombre dejara el periódico; cruzando sus largas piernas, vio las heridas en su delicada mano que eran alarmantes, pero sus dedos eran suaves y blancos, como esa noche sobre su cuerpo… 

3/4 

Capitulo 3 

Su garganta se movió ligeramente, se levantó con una ceja levantada y ordenó al médico, “Es una buena mano, jasegúrese de que no le quede ninguna cicatriz!” 

El médico temblaba de nervios. 

La anciana sonrió mientras le susurró a Serena, “¿Qué tiene de bueno esa mano? ¡Este chico tiene la cabeza en las nubes!” 

Serena se vio forzada a entender el comentario, nunca había visto una suegra tan abierta. 

Su rostro se sonrojó, mientras que el hombre la ignoraba con una mirada seria. 

La anciana inmediatamente frunció el ceño. 

Después del desayuno, Serena y el hombre fueron empujados fuera de la casa por la suegra, “¡Vayan rápido a registrar su matrimonio! Solo estaré tranquila cuando lo hagan.” 

Afuera, el Bentley ya estaba esperando en la puerta. El hombre abrió la puerta del coche como un caballero, mientras Serena subia con cierta torpeza. 

El asistente le pasó una laptop y desde entonces él no volvió a decir una palabra. 

Serena quería husmear algo de información sobre él en la laptop, pero no se atrevia. 

Pronto, llegaron al registro civil. 

No habia mucha gente registrándose ese día, sin embargo, al bajar del coche, Serena vio dos figuras conocidas. 

¡Alexander y Celina!

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Bajo la Máscara… ¿Amor o Juego? novela completa

Score 9.3
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: January 13, 2024 Native Language: Spanish

Bajo la Máscara... ¿Amor o Juego? novela completa

Bajo la Máscara... ¿Amor o Juego? novela completa - Serena, la dama más destacada de Valverde, tuvo un encuentro íntimo con un misterioso hombre enmascarado de plata mientras escapaba de sus secuestradores. Descubrió que fueron su prometido y su hermanastra quienes habían tramado su secuestro. Resultó que su hermanastra ya había concebido un hijo con él y, para proteger a su propio hijo, la dejaron a la muerte, pero eso no fue lo peor. Su padre y su madrastra, impacientes por deshacerse de ella, incluso falsificaron su testamento de manera impecable para despojarla legalmente de todo lo que tenía.

Bajo la Máscara... Amor o Juego novela completa.jpg

Todo lo que Serena tenía era un pozo de resentimiento. ¡Tenía que sobrevivir, tenía que vengarse! Todo cambió cuando el hombre con la máscara plateada descubrió su inesperado embarazo. La encontró nuevamente y así comenzó una peculiar unión matrimonial. Para ella, este matrimonio era solo una solución temporal; él quería al hijo que llevaba en su vientre, y ella necesitaba un refugio seguro. "Necesito tu protección, señor", le suplicó....

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset