La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 16

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 16

Capítulo 16

El agua fría, helada, hizo que Zulema pegara un respingo Qué locura la suya! Mientras tanto, Roque, con su otra mano, le arrancaba la ropa y limplaba su piel. Pronto, varias marcas rojas aparecieron en su cuerpo.

Roquel“, Zulema ya no pudo contener su ira y grito, con el rostro salpicado de gotas de agua. “¿Qué haces?”

“¿Cómo te atreves a dejar que Facundo te toque? ¡Ni siquiera el hombro!“, su deseo posesivo era tan intenso que daba miedo, ella le pertenecía, aunque él la despreciara, nadie más podia tocarla. Con los ojos inyectados en sangre, Zulema dijo: “¡Lo aparté, fue solo un segundo!“.

“No importa cuánto tiempo fue, no está bien!“.

Roque lavaba con furia su hombro, como si quisiera arrancarle la piel. Al principio, ella luchaba ferozmente, pero luego se quedó parada, inmóvil, como una marioneta, estaba completamente empapada, con las puntas de su cabello goteando agua.. 

Roque tampoco estaba en mejor estado, al verla con una expresión de desolación en su rostro, una loca idea cruzó por su mente: ¡La deseaba!

“Maldición!“. Roque lanzó la ducha de mano y sujetando su barbilla, se inclino para darle un beso profundo, más que un beso, parecía una mordida.

.y

Ambos estaban empapados, y Zulema se vio obligada a inclinar la cabeza hacia atrás. De todos modos, no podia resistirse, y su rara sumisión hacia que el fuego dentro de él ardiera aún más, estaba perdiendo el control sobre si mismo. Su cuerpo tenia esa sensación familiar que hacía tiempo no sentia.

De repente, Zulema, temblando, lo rodeó con los brazos alrededor del cuello y bajando la mirada, le preguntó: “Roque, ¿puedes darme algo de dinero?“. Realmente estaba desesperada, necesitaba tratar las quemaduras de su padre y queria mejorar un poco la situación de su padre en la cárcel para que no lo trataran tan mal, todo eso requería dinero.

“Así que esta vez no me rechazas con fingida modestia, resulta que me necesitas, ja, Roque se burlo. “Zulema, sabes que lo que menos me falta es dinero“.

“Si, entonces ¿puedes därmelo?“, ella apretó los pulos, forzándose a mirarlo a los ojos.

Él la miró fijamente a los labios: “¿Cuánto necesitas?“.

“Dos mil“. Zulema no se atrevió a ser codiciosa y pedir demasiado; mil para el tratamiento y mil para las propinas deberían ser suficientes. Primero tendría que resolver esa urgencia y luego encontraría otra solución. Para Roque, esa cifra era insignificante, pero….

*¿Por qué crees que puedes llevarte dos mil de mi?“.

Zulema mordió su labio inferior: “Porque soy tu esposa“.

Él la apartó con desden: “Zulema, más te vale que entiendas cuál es tu lugar“.

De inmediato, Roque perdió todo interés y se dirigió hacia la salida.

Apoyada contra los azulejos, ella lo observó alejarse y dijo: “Roque, si no me das el dinero… iré a buscarlo con Facundo. Lo amenazó a propósito.

La verdad era que Zulema conocía a Roque, sabia cuáles eran sus puntos débiles y cómo mantenerlo contento, solo entendiendo su carácter podría sobrevivir estando con él.

Como esperaba, Roque rugió: “No te atrevas!“.

“Una persona acorralada es capaz de cualquier cosa!“, Zulema estaba lista para jugarsela por todas. Él la interrogó con la mirada entrecerrada“¿Para qué quieres esos dos mil?“.

“Ya… tengo mis necesidades“, Zulema apretó los dientes. Temia que, si Roque se enteraba de que era para 

11:51

Capitulo 16

tratar a su padre, menos aún le daría el dinero. Después de todo, había sido él quien habia enviado a Reyna a hacer el trabajo.

“Piensa en ello como si fuera un adelanto de mi sueldo, después, puedo dibujar diseños de joyeria todos los dias para pagarie“, añadió Zulema. Había sido la mejor estudiante del departamento de diseño de la Universidad de Orilla. Muchas marcas querian contratarla y sus bocetos aún servian de modelo para los estudiantes más jóvenes.

Roque sonrió sutilmente: “Està bien“, Era un hombre de negocios y nunca hacia una mala inversión.

Al ver que el accedia, Zulema suspiró aliviada.

En ese instante, Roque le transfirió los dos mil: “Recuerdo lo que has dicho!“.

Zulema, con lágrimas de alegria, sabia que finalmente podria tratar las heridas de su padre. No le importó como el la viera; se secó la cara y salió

Roque se quedó parado frente a la ventana, fumando un cigarrillo tras otro. En realidad, cuando se casó con Zulema, solo fue porque no pudo encontrar a Reyna, y la dejó ocupar ese lugar temporalmente para evitar que Joana y Rufina siquieran causándole problemas. El titulo de señora Malavé estaba reservado para la mujer de

sus sueños.

Aquella noche, Reyna realmente le habia hecho sentir mariposas en el estómago. Además, ella lo habia salvado, liberándolo del efecto de algún medicamento. Roque siempre había sido claro en sus afectos y resentimientos.

Aplastó la colilla de su cigarrillo y decidió irse a dormir; ya era la madrugada. Justo cuando él se acostócomenzaron a llegar desde afuera ruidos de tos, Cada tres o cinco minutos se escuchaba, más puntual que un despertador, y venia acompañado de sonidos de alguien sonándose la nariz y tosiendo, agitándose de un lado a otro

Roque siempre tuvo el sueño ligero y necesitaba un ambiente extremadamente tranquilo para descansar. Con Zulema tosiendo así, ¿cómo iba a poder relajarseSe volted en la cama, se levantó con el rostro lleno de ira y abrió la puerta de golpe.

“Zulema“.

No hubo respuesta.

“Zulema!“, gritó más fuerte.

Ella respondió débilmente murmurando, intentando abrir los ojos con todas sus fuerzaspero sin lograrlo. Fuel entonces cuando él notó que sus mejillas estaban ardiendo, pero sus labios estaban pálidos, al tocarla, sintió su palma arder.

Zulema tenía fiebre, esa mujer… ¡Qué frágil era su cuerpo!

“Levántate, no te me vayas a morir en la puerta“, le dijo Roque con el rostro serio.

Ella se volteó, agarrándose de la plena de su pantalón, frotándola suavemente como un gatito: “Me siento mareada, mal…“, mientras hablaba, comenzó a toser con fuerza nuevamente.

“Abrázame, no quiero medicina… es amarga… muy amarga“, murmuró, ella estaba delirando por la fiebre, en su mente vela imágenes de cuando era niña y cada vez que se resfriaba, Edelmira la abrazaba y la animaba a tomar su medicina sorbo a sorbo.

Roque la miró fijarmente por unos segundos. Después de un momento, la levantó y la llevó al dormitorio, de manera brusca, le aplicó una compresa fría y la dejó en el sofá.

Zulema no dejaba de hablar en sueños, él apenas podia entenderla e irritado, gritó: “Callate“.

Ela se estremeció y poco a poco se calmó y Roque se marchó con paso firme, pero entonces, detrás de él soho un “bum“, ella se había caido del sofá directamente al suelo.

“Mujer torpe!“.

Al día siguiente

Zulema se giró y por costumbre, buscó acomodarse en la almohada, pero notó que parecia un poco dura. Tanteó con la mano y notó que era bastante elástica. Parecía que eso no era su almohada, ¿qué era?

Mientras trataba de abrir los ojos confundida, escuchó la voz d

Capítulo 16

El agua fría, helada, hizo que Zulema pegara un respingo Qué locura la suya! Mientras tanto, Roque, con su otra mano, le arrancaba la ropa y limplaba su piel. Pronto, varias marcas rojas aparecieron en su cuerpo.

Roquel“, Zulema ya no pudo contener su ira y grito, con el rostro salpicado de gotas de agua. “¿Qué haces?”

“¿Cómo te atreves a dejar que Facundo te toque? ¡Ni siquiera el hombro!“, su deseo posesivo era tan intenso que daba miedo, ella le pertenecía, aunque él la despreciara, nadie más podia tocarla. Con los ojos inyectados en sangre, Zulema dijo: “¡Lo aparté, fue solo un segundo!“.

“No importa cuánto tiempo fue, no está bien!“.

Roque lavaba con furia su hombro, como si quisiera arrancarle la piel. Al principio, ella luchaba ferozmente, pero luego se quedó parada, inmóvil, como una marioneta, estaba completamente empapada, con las puntas de su cabello goteando agua.. 

Roque tampoco estaba en mejor estado, al verla con una expresión de desolación en su rostro, una loca idea cruzó por su mente: ¡La deseaba!

“Maldición!“. Roque lanzó la ducha de mano y sujetando su barbilla, se inclino para darle un beso profundo, más que un beso, parecía una mordida.

.y

Ambos estaban empapados, y Zulema se vio obligada a inclinar la cabeza hacia atrás. De todos modos, no podia resistirse, y su rara sumisión hacia que el fuego dentro de él ardiera aún más, estaba perdiendo el control sobre si mismo. Su cuerpo tenia esa sensación familiar que hacía tiempo no sentia.

De repente, Zulema, temblando, lo rodeó con los brazos alrededor del cuello y bajando la mirada, le preguntó: “Roque, ¿puedes darme algo de dinero?“. Realmente estaba desesperada, necesitaba tratar las quemaduras de su padre y queria mejorar un poco la situación de su padre en la cárcel para que no lo trataran tan mal, todo eso requería dinero.

“Así que esta vez no me rechazas con fingida modestia, resulta que me necesitas, ja, Roque se burlo. “Zulema, sabes que lo que menos me falta es dinero“.

“Si, entonces ¿puedes därmelo?“, ella apretó los pulos, forzándose a mirarlo a los ojos.

Él la miró fijamente a los labios: “¿Cuánto necesitas?“.

“Dos mil“. Zulema no se atrevió a ser codiciosa y pedir demasiado; mil para el tratamiento y mil para las propinas deberían ser suficientes. Primero tendría que resolver esa urgencia y luego encontraría otra solución. Para Roque, esa cifra era insignificante, pero….

*¿Por qué crees que puedes llevarte dos mil de mi?“.

Zulema mordió su labio inferior: “Porque soy tu esposa“.

Él la apartó con desden: “Zulema, más te vale que entiendas cuál es tu lugar“.

De inmediato, Roque perdió todo interés y se dirigió hacia la salida.

Apoyada contra los azulejos, ella lo observó alejarse y dijo: “Roque, si no me das el dinero… iré a buscarlo con Facundo. Lo amenazó a propósito.

La verdad era que Zulema conocía a Roque, sabia cuáles eran sus puntos débiles y cómo mantenerlo contento, solo entendiendo su carácter podría sobrevivir estando con él.

Como esperaba, Roque rugió: “No te atrevas!“.

“Una persona acorralada es capaz de cualquier cosa!“, Zulema estaba lista para jugarsela por todas. Él la interrogó con la mirada entrecerrada“¿Para qué quieres esos dos mil?“.

“Ya… tengo mis necesidades“, Zulema apretó los dientes. Temia que, si Roque se enteraba de que era para 

11:51

Capitulo 16

tratar a su padre, menos aún le daría el dinero. Después de todo, había sido él quien habia enviado a Reyna a hacer el trabajo.

“Piensa en ello como si fuera un adelanto de mi sueldo, después, puedo dibujar diseños de joyeria todos los dias para pagarie“, añadió Zulema. Había sido la mejor estudiante del departamento de diseño de la Universidad de Orilla. Muchas marcas querian contratarla y sus bocetos aún servian de modelo para los estudiantes más jóvenes.

Roque sonrió sutilmente: “Està bien“, Era un hombre de negocios y nunca hacia una mala inversión.

Al ver que el accedia, Zulema suspiró aliviada.

En ese instante, Roque le transfirió los dos mil: “Recuerdo lo que has dicho!“.

Zulema, con lágrimas de alegria, sabia que finalmente podria tratar las heridas de su padre. No le importó como el la viera; se secó la cara y salió

Roque se quedó parado frente a la ventana, fumando un cigarrillo tras otro. En realidad, cuando se casó con Zulema, solo fue porque no pudo encontrar a Reyna, y la dejó ocupar ese lugar temporalmente para evitar que Joana y Rufina siquieran causándole problemas. El titulo de señora Malavé estaba reservado para la mujer de

sus sueños.

Aquella noche, Reyna realmente le habia hecho sentir mariposas en el estómago. Además, ella lo habia salvado, liberándolo del efecto de algún medicamento. Roque siempre había sido claro en sus afectos y resentimientos.

Aplastó la colilla de su cigarrillo y decidió irse a dormir; ya era la madrugada. Justo cuando él se acostócomenzaron a llegar desde afuera ruidos de tos, Cada tres o cinco minutos se escuchaba, más puntual que un despertador, y venia acompañado de sonidos de alguien sonándose la nariz y tosiendo, agitándose de un lado a otro

Roque siempre tuvo el sueño ligero y necesitaba un ambiente extremadamente tranquilo para descansar. Con Zulema tosiendo así, ¿cómo iba a poder relajarseSe volted en la cama, se levantó con el rostro lleno de ira y abrió la puerta de golpe.

“Zulema“.

No hubo respuesta.

“Zulema!“, gritó más fuerte.

Ella respondió débilmente murmurando, intentando abrir los ojos con todas sus fuerzaspero sin lograrlo. Fuel entonces cuando él notó que sus mejillas estaban ardiendo, pero sus labios estaban pálidos, al tocarla, sintió su palma arder.

Zulema tenía fiebre, esa mujer… ¡Qué frágil era su cuerpo!

“Levántate, no te me vayas a morir en la puerta“, le dijo Roque con el rostro serio.

Ella se volteó, agarrándose de la plena de su pantalón, frotándola suavemente como un gatito: “Me siento mareada, mal…“, mientras hablaba, comenzó a toser con fuerza nuevamente.

“Abrázame, no quiero medicina… es amarga… muy amarga“, murmuró, ella estaba delirando por la fiebre, en su mente vela imágenes de cuando era niña y cada vez que se resfriaba, Edelmira la abrazaba y la animaba a tomar su medicina sorbo a sorbo.

Roque la miró fijarmente por unos segundos. Después de un momento, la levantó y la llevó al dormitorio, de manera brusca, le aplicó una compresa fría y la dejó en el sofá.

Zulema no dejaba de hablar en sueños, él apenas podia entenderla e irritado, gritó: “Callate“.

Ela se estremeció y poco a poco se calmó y Roque se marchó con paso firme, pero entonces, detrás de él soho un “bum“, ella se había caido del sofá directamente al suelo.

“Mujer torpe!“.

Al día siguiente

Zulema se giró y por costumbre, buscó acomodarse en la almohada, pero notó que parecia un poco dura. Tanteó con la mano y notó que era bastante elástica. Parecía que eso no era su almohada, ¿qué era?

Mientras trataba de abrir los ojos confundida, escuchó la voz de Roque desde arriba: “¿Ya tocaste suficiente?” Dios, ¿eso era un sueño? Levantó la vista y se encontró con ese hermoso rostro.

¡Ah!“, Zulema gritó y casi rueda fuera de la cama.

Roque, con la cara tensa, extendió su mano para atraparla y la jaló hacia su pecho: “Mujer tonta, ¿quieres caerte otra vez?“.

Zulema, con una cara llena de confusión: “Ay… ¿cómo terminé en tu cama?“.

 

 

e Roque desde arriba: “¿Ya tocaste suficiente?” Dios, ¿eso era un sueño? Levantó la vista y se encontró con ese hermoso rostro.

¡Ah!“, Zulema gritó y casi rueda fuera de la cama.

Roque, con la cara tensa, extendió su mano para atraparla y la jaló hacia su pecho: “Mujer tonta, ¿quieres caerte otra vez?“.

Zulema, con una cara llena de confusión: “Ay… ¿cómo terminé en tu cama?“.

 

 

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: , Artist: , Released: 12/22/2023 Native Language: Spanish
"La Fuga de su Esposa Prisionera" is a novel that explores the suspenseful escape of a husband's incarcerated wife. Filled with intrigue, the story unfolds as the protagonist navigates challenges to liberate his spouse. The narrative weaves a tale of love, resilience, and determination against the backdrop of imprisonment and freedom.

Synopsis: Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: “No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera.” Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: “Nunca te debí nada.” Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: “Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.
Read La Fuga de su Esposa Prisionera Description of Novels” Read La Fuga de su Esposa Prisionera
Details
Book Name  Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Character Name Generator

Zulema, tu familia

Book About

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre
Genre: Romance Love, Romance, Hot Romance, Billionaire, Fav, CEO
Language: status English : Ongoing 
Where to read:  Megahots.com
 

Read Free La Fuga de su Esposa Prisionera

En un hospital psiquiátrico. En el patio trasero, sucio y desordenado, Zulema Velasco estaba mirando fijamente unos huesos frente a un perro callejero, hacía tres dias que no comía nada, y si seguia asi, moriría de hambre, para sobrevivir, tuvo que arrebatarle la comida al perro. Hacia dos años atrás, Roque Malavé la había abandonado allí, lo que más pensaba ella cada dia era como seguir adelante, la familia Malavé era la más poderosa de Orilla, y Roque era el heredero, el hombre más influyente de la ciudad, su palabra era ley.  

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

 

Conclusion/Summer

  "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a gripping novel that delves into the intricacies of love, loyalty, and resilience. The narrative unfolds as the protagonist, faced with the imprisonment of his wife, embarks on a daring escape mission to reunite with his beloved. The author skillfully weaves a tale of suspense and emotion, keeping readers on the edge of their seats throughout the journey. The characters are well-developed, their motivations and struggles adding depth to the storyline. The novel explores themes of sacrifice, determination, and the enduring power of love in the face of adversity. The pacing is dynamic, with twists and turns that maintain the reader's engagement. "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a compelling work that combines elements of romance, drama, and suspense, making it a must-read for those seeking a captivating and heartfelt literary experience.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset