La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 49

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 49

Capítulo 49 

Megrimas de Zulema de repente empezaron a caer, habla encontrado luz en la oscuridad.

clas, gracias, repitió sin cesar. “Este dinero es muy importante para mi“. Con ese dinero, más su sueldo de diez mil, ¡podría asegurarse de que su madre tomara la medicina milagrosa ese mes!

Facundo preguntó¿Para qué necesitas el dinero?

“Mi madre ha despertado“, dijo Zulema. “Necesita tomar una medicamento especial“.

Facundo también estaba sorprendido: “¿En serio¡Eso es maravilloso! Zulema, ¿puedo ir a verla?.

Para que ella pudiera ver su madre, necesitaba el permiso de Roque, y más aún para Facundo. Pero ante su madre había mentido, diciendo que ella y Facundo estaban juntos. Al menos debía llevarlo a ver a su madre alguna vez.

Ahora no es posible“, le respondió Zulema. “Cuando haya una oportunidad, tè avisaré“.

Está bienasintió Facundo. “Zulemade nuevo tienes a tu madre“.

Esas palabras hicieron que ella llorara aún más, la vida le pesaba tanto, pero parecía que el destino le había dado un poco de esperanza, devolviéndole a su madre.

“Sí, tengo a mi mamá“, murmuró Zulema. “Los niños con mamá son como un tesoro“. Con el dinero en mano, ella se apresuró al hospital, pagó y compró la medicína, le insistió con el doctor: “Por favor, adminístresela a mi madre lo antes posible. El pago del próximo mes, encontraré la manera de hacerlo, se lo suplico“.

“Por supuesto“.

El corazón de Zulema finalmente se serenó. Cuando terminó de ocuparse de todo y regresó a Villa Aurora, ya era de noche, entró en la sala y los sirvientes se movían en silencio, sin atreverse a hacer el menor ruido.

“Señora, ha regresado“, le dijo Poncho. “El Sr. Malavé la espera arriba“.

“Ya voy“. Zulema se dirigió hacia el dormitorio principal. El largo pasillo estaba silencioso, y podía oír su propio latido del corazón. Al abrir la puerta del dormitorio principal, de inmediato vio a Roque sentado en el sofá, mirándola fijamente como si fueran cuchillos.

¿Ya estás aquí?“.

“Sí“. Ella tragó saliva y se acercó lentamente, al ver los miles de dólares perfectamente apilados junto a él, se tapó la boca, asustada, pero este sonrió levemente: “Es tu dinero, ¿de qué tienes miedo?“. Su sonrisa era escalofriante. Ella ya había pagado en el hospital, y en ese momento el dinero ya estaba en manos de Roque.

Te dije que abortaras, ¿qué has hecho?“. La sonrisa en la boca de Roque se profundizó. “Dime, ¿de dónde sacaste tanto dinero?“. Cuanto más sonreía, más enojado estaba. ¡Ella preferiría mil veces que él estallara en rabia en vez de verlo así!

“Yo, yo pedí prestado dinero“.

“¿Quién te prestaría?“, le preguntó Roque. “¡Quién se atrevería!“.

Zulema pensaba rápido y respondió: “Eloy“. En su mente le pidió perdón a este, pero no tuvo otra opción más que arrastrarlo a eso. Porque él era el amigo de Roque y no le pasaría nada.

“¿Estás segura?“, Roque se inclinó un poco hacia adelante, con una mirada amenazante.

Yo…”, ante esa mirada de él, Zulema se dio cuenta de que él ya sabía la verdad. Justo cuando iba a hablar, él agarró un grueso fajo de billetes y se los lanzó a la cara.

“He revisado tu cuenta bancaria, Zulema. ¡Fue Facundo quien te dio el dinero!“. Los billetes volaban por el aire, golpeando su cara y luego cayendo al suelo.

“Bien, muy bien“, dijo Roque, tirando el resto del dinero. “Apenas me das la espalda y ya estás buscando ayuda

lica: Na fut a buscar a Facundo, fue una coincidencia que nos encontráramos, y se lo

dencia? ¿Qué convenientel ¿Qué coincidencia tan oportuna para ti, Zulema. Roque pateò la mesa de

se levantó de um salto, con las venas de su frente palpitando furiosamente.

Sae era el dinero que di al hospital, Roque! ¿Con qué derecho lo sacaste?‘ 

Parque de nada sirve que lo hayas dado. Sin mi permiso, el médico no le dará ninguna medicina a tu madre!”. Zulema temblaba incontrolablemente, habia conseguido el dinero con dificultad, pensando que podria aliviar el sufrimiento de su madre, pero fue impedida por Roque, él era demasiado poderoso, con una influencia que abarcaba cielos y tierras.

No te bastaba con negarte a prestarme el dinero, ¿por qué tenías que hacer esto?“, Zulerna lo mirabal fjamente. No puedes tener un poco de compasión por mi, un poco de piedad?“.

Aunque fuera un pensamiento fugaz. Un gesto de misericordia, perdonarla una vez, permitirle no vivir tan arduamente en ese mundo, pero él no lo hizo, hacia ella, siempre fue solo más cruel, nunca había un limite para su crueldad.

*¿Quién te crees que eres? Zulema, olvidaste quién eras después de casarte conmigo?“.

“Sé que soy la enemiga de la familia Malavé, que vine a redimir los pecados de mi familia“. Esa frase, ella lo dijo con gran dificultad.

“Pero Roque, no importa cómo me tortures, lo soportaré sin quejas. Mi madre es inocente, por fin despertó y quiero que pueda tomar la medicina milagrosa, que se recupere poco a poco y se convierta en una persona normal, que me acompañe unos años más, que pueda ser alguien que tiene madre“. Las lágrimas caían, frente a él, ella siempre había sido tolerante, reacia a derramar lágrimas. Pero en ese momento realmente estaba demasiado triste, se agachó, esforzándose en abrir bien los ojos para que las lágrimas no borrasen su visión, recogiendo el dinero del suelo, uno por uno.

Roque podia tirarlo, pisotear su dignidad, sin importarle ese dinero, pero a ella sí le importaba.

El zapato de hombre se levantó, cayó, pisando el dinero en las manos de Zulema, diciendo: “El niño que llevas dentro, debe ser de Facundo, ¿verdad?“.

“No lo es“, ella negó con la cabeza./

“¿Crees que te creeré?“,

“Créelo o no“. Dijo Zulema: “Suéltalo, es mi dinero“.

Roque la agarró directamente del suelo y la miró a los ojos: “¿Tuyo? Zulema, ¿qué tienes? Comes de lo mío, vistes de lo mío, vives en lo mío, ¡incluso tu vida miserable es mía!“.

Los ojos de ella brillaban con lágrimas: “¿Qué quieres?“.

“Deja de pedir prestado, es inútil. Nadie te prestará para que pagues al hospital, solo yo puedo hacerlo“.

“Quiero a mi hijo, y también a mi madre“.

“Las personas demasiado codiciosas, a menudo no consiguen nada“. La respiración de Roque rociaba su rostro: “Zulema, lo quieres todo, y el resultado final será que no conseguirás nada“.

Las lágrimas de ella cayeron en el dorso de la mano de él, con disgusto, él frunció el ceño y las limpió. “De hecho, no conseguirás nadaA este niño, debes abortarlo. Y tu madre, no puedes costear los gastos médicos“, diciendo eso pasó junto a ella y se alejó.

Zulema se quedó parada allí, mirando el dinero a sus pies. No importó cuánto tuviera, no era suficiente para comprar la medicina.

del auto deportivo retumbó en toda Villa Aurora, y luego se fue alejando, desapareciendo.

se habla Ido

Zulema se agachód lentamente, abrazando sus rodillas, enterrando su rostro en el hueco de su brazo,

derramando lágrimas en silencio. Cuando estaba sola, no se atrevia a llorar abiertamente, y mucho menos a hacerlo en voz alta.

 

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: , Artist: , Released: 12/22/2023 Native Language: Spanish
"La Fuga de su Esposa Prisionera" is a novel that explores the suspenseful escape of a husband's incarcerated wife. Filled with intrigue, the story unfolds as the protagonist navigates challenges to liberate his spouse. The narrative weaves a tale of love, resilience, and determination against the backdrop of imprisonment and freedom.

Synopsis: Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: “No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera.” Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: “Nunca te debí nada.” Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: “Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.
Read La Fuga de su Esposa Prisionera Description of Novels” Read La Fuga de su Esposa Prisionera
Details
Book Name  Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Character Name Generator

Zulema, tu familia

Book About

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre
Genre: Romance Love, Romance, Hot Romance, Billionaire, Fav, CEO
Language: status English : Ongoing 
Where to read:  Megahots.com
 

Read Free La Fuga de su Esposa Prisionera

En un hospital psiquiátrico. En el patio trasero, sucio y desordenado, Zulema Velasco estaba mirando fijamente unos huesos frente a un perro callejero, hacía tres dias que no comía nada, y si seguia asi, moriría de hambre, para sobrevivir, tuvo que arrebatarle la comida al perro. Hacia dos años atrás, Roque Malavé la había abandonado allí, lo que más pensaba ella cada dia era como seguir adelante, la familia Malavé era la más poderosa de Orilla, y Roque era el heredero, el hombre más influyente de la ciudad, su palabra era ley.  

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

 

Conclusion/Summer

  "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a gripping novel that delves into the intricacies of love, loyalty, and resilience. The narrative unfolds as the protagonist, faced with the imprisonment of his wife, embarks on a daring escape mission to reunite with his beloved. The author skillfully weaves a tale of suspense and emotion, keeping readers on the edge of their seats throughout the journey. The characters are well-developed, their motivations and struggles adding depth to the storyline. The novel explores themes of sacrifice, determination, and the enduring power of love in the face of adversity. The pacing is dynamic, with twists and turns that maintain the reader's engagement. "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a compelling work that combines elements of romance, drama, and suspense, making it a must-read for those seeking a captivating and heartfelt literary experience.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset