La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 64

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 64

Capitulo 65

Roque caminaba hacia el coche y dijo: “Además, Eloy te va a conseguir roles, asi que no te pongas exigente. Si le molestas mucho, nadie va a querer manejar tu carrera artística“.

Reyna solo murmuró con un débil “oh. Mientras se sentia agraviada, Zulema pasó caminando a su lado y la agarro del brazo: “Oye, ¿qué haces? ¿A dónde vas?”

“Obvio que a subir al coche para ir a casa“,

“Tu, oye tu…”

Zulema sonrió. “¿Qué tú? Soy la Sra. Malavé, voy a ir en coche a casa con mi marido, ¿acaso eso no es lo más natural del mundo?“.

Reyna se quedo hirviendo de ira otra vez Vaya Sra. Malavél El Sr. Malavé, que se levantó tempranisimo, llegó todo mojado y casi se resfría, y tú ni siquiera te preocupas por cuidarlo? Solo sabes mandar, pero no atender a tu hombrel“.

Zulema se quedó paralizada por un segundo. ¿Roque había estado mojado? ¿Qué había pasado?

Al ver su expresión, Reyna se sintió aún más motivada para regañar. “Mira, ni siquiera estás al tanto, ¿para qué él quiere una mujer asi a su lado?”

Ella queria seguir hablando, pero la ventana del coche se bajó y la voz fria de Roqué se escuchó: “Sube“.

Zulema obedeció.

El coche se alejó y Reyna lo miraba fijamente, furiosa. Si dejaba a Zulema cerca de Roque por más tiempo, temia que con el tiempo, el cariño creciera más y más. ¡Tenía que pensar en algo más!

Dentro del coche.

Roque hojeaba unos documentos sin levantar la vista. Solo se oia el sonido de las hojas y su ocasional tos. Después de mirarlo varias veces, Zulema le pregunto: “¿Estas resfriado?”

Él parecía no haberla oido.

“Solo han sido dos días sin vernos y el clima ha estado bueno…, empezó a decir ella.

‘Calla, me estás molestando“.

una 

Ella se sentó en silencio. Haber podido mantener a su hijo lejos de Roque ya era una gran suerte, no se atrevió a molestarlo más. Él probablemente había quedado impactado por su determinación de preferir la muerte.

Cuando el coche estaba llegando a Villa Aurora, Roque preguntó de repente: “¿Qué estabas discutiendo con Reyna?”

“¿Eh?”

Su tono era impaciente: “¿Qué, estás sorda o tonta?”

“¿Qué puedo discutir con ella? Era una pelea, por supuesto, le respondió Zulema. ¿Acaso podríamos llevarnos bien?“. Cuanto más lo pensaba, más sentia que algo no estaba bien.

“Roque, no será que lo miro fijamente, con una expresión de querer decir algo, pero deteniéndose.

Roque giró la cabeza para mirarla directamente: “No dejes las cosas a medias”

“Mejor no, para que no te enojes

Sus labios se curvaron hacia abajo: “Si no lo dices, me enojaré mas

Zulema se resignó: “Bueno, solo pensaba que es que acaso quieres que Reyna y yo nos llevemos blen? ¿Quieres abrazar a una por un lado y a otra por el otro?”

Coltule 65

La tos de Roque se intensificó. Después de toser, su voz ronca sond¿Te has vuelto loca en el hospital¿Crees que puedes estar al mismo nivel que Reyna?“.

Zulema se mordió el labio, era justo lo que habia pensado. Por un momento, creyó que le gustaba a Roque. Debió haber sido su imaginación. ¿De dónde venia ese cariño? Solo habia odio. Si Roque suavizaba un poco su tortura, ella caía en esa ilusión, no podia permitirse ese error.

“Entonces, ¿por qué preguntas qué hablaba con ella?“, Zulema replicó. “Ya es un milagro que no nos hayamos golpeado“.

Roque mantenia su rostro inexpresivo: “Oi que alguien decía ‘marido“.

Zulema recordó que efectivamente habia pronunciado esa palabra, pero había sido solo para molestar a Reyna

“Era tu voz, no me equivoqué, le dijo Roque. “¿Qué me estabas llamando?“.

“Yo, eh…”

Dimelo otra vez

Era la primera vez que Zulema lo habia llamado ‘marido y la primera vez que él lo cía. Aunque estuviese en el coche, su voz había llegado a sus oidos, le habia causado cosquillas, como si algo le hubiera rozado el corazón.

Roque queria oirlo otra vez, de cerca, claramente.

“¿Decirlo otra vez?”. Las mejillas de Zulema se calentaron: “¿Por qué?“. Era completamente absurdo, Roque debía ser el que tenía un problema en ese momento. El y ella no tenian ningún tipo de lazo afectivo anterior, se detestaban mutuamente. Y en ese momento, ¿sin razón alguna, él quería que ella le llamara “marido“?

“No hay un porqué. Roque tenia el rostro aún impasible.

“Entonces, no tengo motivos para llamarte así“. Zulema respondió: “No lo haré“. ¿Acaso ella tenía que hacer todo lo que él decia? Ella también tenía su carácter, al fin y al cabo, no le temia ni a la muerte. Además, aquella no era la primera vez que ella le negaba algo.

“Muy bien“. Roque se tocó el puente de la nariz Entonces olvidate de ver a tu madre“.

“Roque!” 

El carro se detuvo justo en Villa Aurora y él extendió la mano para abrir la puerta. Al verlo a punto de irse, ellat le dijo apresuradamente: “Ya voy a decirlo! ¡Marido, marido, marido!“. Como si temiera que Roque no quedara satisfecho, lo llamó varias veces seguidas, pero él no se volvió

Zulema solo pudo ver su espalda, no su expresión, pero estaba segura de que él la habia escuchado. A menos que estuviera sordo, para asegurarseella bajó la ventana del coche y gritó: “¡Marido, quiero ver a mi madre, tú lo prometiste, no puedes irte atrás en tu palabra!“.

Justo cuando pensó que Roque no respondería, oyó un distante “Ajam”

Zulema se sintió aliviada. Regresó a la habitación principal para cambiarse de ropa, queriendo presentarse ante su madre de manera limpia y fresca. Si lo hacia asi, su madre realmente creeria que estaba bien.

Cuando bajo las escaleras, Roque ya no estaba alli, solo Poncho, que dirigia a los empleados en la limpieza.

“Señora“, le dijo Poncho al verla. “El coche está listo, puede irse cuando quiera“.

‘Gracias. ¿Y Roque?”

“El Sr. Malavé se fue a la empresa.

Zulema asintió: “Y él, ¿por qué sigue tosiendo¿como se resfrió?”

La expresión de Poncho era de sorpresa “No lo sabe, señora?“.

Yo? ¿Qué debería saber?“.

L23

“Esa noche que usted so lanzó al lago, fue el Sr. Malavé quien personalmente la sacó del fondo, él la rescató.

¿Qué? ¿Había sido él mismo quien la salvó? Zulema estaba atónita, pensó que había sido él quien ordenó a los guardias de Villa Aurora que la rescataran. Nunca se imaginó que él, sin importarle el peligro, se hubiera lanzado al lago para salvarla.

La cabeza de Roque, realmente tenia que estar un poco trastornada, él era una persona de poder, quien podia tener lo que quisiera con solo pedirlo. Si algo le pasaba, sería un golpe tremendo para el Grupo Malové!

“Señora¿sabes? Nos asustamos mucho en ese momento“, continuo Poncho. “Menos mal que usted y el Sr. Malavé están bien, si no, ¿cómo le explicariamos al señor Claudio? Después de sacarla del agua, el Sr. Malavé no dijo una palabra, simplemente la sostuvo en silencio

Esos eran hechos que Zulema desconocia por completo, nadie se los habia contado. Roque tampoco habia mencionado nada, incluso cuando ella malinterpretó que él había hecho que perdiera al niño, él no lo aclaró. Su personalidad realmente era de aguantar.

Poncho siguió hablando sin parar: “El Sr. Malavé no permitió que nadie más la tocara, hasta que llegó la ambulancia. La llevó él mismo al hospital, toda la noche, permaneció esperando fuera de la sala de emergencias por usted“.

“Esa noche que usted se lanzó al lago, fue el Sr. Malavé quien personalmente la sacó del fondo, él la rescato“.

¿Qué? ¿Habia sido él mismo quien la salvó? Zulema estaba atónita, pensó que había sido el quien ordenó a los guardias de Villa Aurora que la rescataran. Nunca se imagino que él, sin importarle el peligro, se hubiera lanzado al lago para salvarla

La cabeza de Roque, realmente tenía que estar un poco trastornadael era una persona de poder, quien podia tener lo que quisiera con solo pedirlo. Si algo le pasaba, sería un golpe tremendo para el Grupo Malavé!

“Señora, ¿sabes? Nos asustamos mucho en ese momento, continuó Poncho. “Menos mal que usted y el Sc Malavé están bien, si no, ¿cómo le explicariamos al señor Claudio? Después de sacarla del agua, el Sr. Malavé no dijo una palabra, simplemente la sostuvo en silencio“.

Esos eran hechos que Zulema desconocia por completo, nadie se los habia contado. Roque tampoco había mencionado nada, incluso cuando ella malinterpretó que él había hecho que perdiera al niño, él no lo aclaró. Su personalidad realmente era de aguantar.

Poncho siguió hablando sin parar: ‘El Sr. Malavé no permitió que nadie más la tocara, hasta que llegó la ambulancia. La llevó él mismo al hospital, toda la noche, permaneció esperando fuera de la sala de emergencias por usted“.

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: , Artist: , Released: 12/22/2023 Native Language: Spanish
"La Fuga de su Esposa Prisionera" is a novel that explores the suspenseful escape of a husband's incarcerated wife. Filled with intrigue, the story unfolds as the protagonist navigates challenges to liberate his spouse. The narrative weaves a tale of love, resilience, and determination against the backdrop of imprisonment and freedom.

Synopsis: Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: “No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera.” Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: “Nunca te debí nada.” Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: “Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.
Read La Fuga de su Esposa Prisionera Description of Novels” Read La Fuga de su Esposa Prisionera
Details
Book Name  Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Character Name Generator

Zulema, tu familia

Book About

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre
Genre: Romance Love, Romance, Hot Romance, Billionaire, Fav, CEO
Language: status English : Ongoing 
Where to read:  Megahots.com
 

Read Free La Fuga de su Esposa Prisionera

En un hospital psiquiátrico. En el patio trasero, sucio y desordenado, Zulema Velasco estaba mirando fijamente unos huesos frente a un perro callejero, hacía tres dias que no comía nada, y si seguia asi, moriría de hambre, para sobrevivir, tuvo que arrebatarle la comida al perro. Hacia dos años atrás, Roque Malavé la había abandonado allí, lo que más pensaba ella cada dia era como seguir adelante, la familia Malavé era la más poderosa de Orilla, y Roque era el heredero, el hombre más influyente de la ciudad, su palabra era ley.  

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

 

Conclusion/Summer

  "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a gripping novel that delves into the intricacies of love, loyalty, and resilience. The narrative unfolds as the protagonist, faced with the imprisonment of his wife, embarks on a daring escape mission to reunite with his beloved. The author skillfully weaves a tale of suspense and emotion, keeping readers on the edge of their seats throughout the journey. The characters are well-developed, their motivations and struggles adding depth to the storyline. The novel explores themes of sacrifice, determination, and the enduring power of love in the face of adversity. The pacing is dynamic, with twists and turns that maintain the reader's engagement. "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a compelling work that combines elements of romance, drama, and suspense, making it a must-read for those seeking a captivating and heartfelt literary experience.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset