La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 77

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 77

Capítulo 77

Roque la acomodó en el asiento del copiloto y le abrochó el cinturón de seguridad con sus propias manos: “Hoy luces muy hermosa… ¿es para seducir a algún hombre en la fiesta de celebración?”

“¡No es así! ¿Con qué derecho me ofendes?”

“¿No es eso acaso?” Soltó una risa fría, “Facundo se fue del país y, como no tienes a ningún amante cerca, estás desesperada por encontrar otro.”

Lo que más duele, eran las palabras que se clavaban como un cuchillo.

Zulema, con los ojos enrojecidos, le reclamó: “Roque, el que estuvo con Reyna fuiste tú, yo no hice nada. Y ahora vienes con historias inventadas a echarme en cara que me puse linda para ir a la fiesta de celebración a buscar hombres. ¡¿Acaso no tienes conciencia?!”

Se miraron fijamente.

Al ver que ella quería llorar, pero se contenía con todas sus fuerzas, Roque realmente quería levantar la mano para acariciar su cabeza.

Pero él también tenía que resistir.

Roque sintió una pizca de desesperación… ¡incluso alguien tan poderoso como él podía sentir tal emoción!

Las palabras eran tan débiles cuando se trata de expresar amor, ¡pero tan filosas al causar heridas!

Roque no podía evitar herirla con sus palabras.

En realidad, se arrepentía por dentro. No debería haberse emborrachado y buscado a Reyna…

Pero no dejaría que nadie supiera de su arrepentimiento.

¡Él tenía su orgullo!

Después de un rato, Roque finalmente dijo: “Estás realmente hermosa esta noche.”

Eso fue todo lo que Roque podía conceder.

Ese fue su único gesto de ternura.

Diciendo esto, Roque levantó la mano con la intención de despeinar su cabello, realizando el gesto que había imaginado.

Pero Zulema se volteó bruscamente: “¡No me toques!”

Él frunció el ceño, se levantó y cerró la puerta del coche con un golpe seco, y se sentó en el asiento del

conductor.

En todo el camino de regreso a Villa Aurora, ninguno de los dos habló, reinaba un silencio solo interrumpido. por la respiración del otro.

Al llegar, Poncho notó de inmediato que algo andaba mal entre ellos y, discretamente, decidió no interferir.

Zulema regresó al dormitorio principal y fue directa al baño.

Apenas comenzó a bajar la cremallera de su falda, Roque irrumpió con una patada en la puerta.

Ella se sobresaltó y la falda cayó al suelo.

“Roque, mira…”

Él se acercó rápidamente y la besó con fuerza.

Zulema se resistió sin parar, golpeando su pecho, tratando de empujarlo.

Pero solo consiguió que Roque la besara con más fuerza.

¡Otra vez estaba descontrolado hostia!

“¡Mmm!” Zulema estaba atrapada contra la pared, incapaz de moverse.

Sus manos agitándose sin rumbo, accidentalmente encendieron la ducha de arriba y el agua cayó de golpe sobre ellos.

El agua estaba tan fría que Zulema se estremeció.

Al verla, Roque extendió la mano para ajustar la temperatura del agua.

El agua se calentó lentamente, empapándolos por completo.

Zulema, en un acto de desesperación, le mordió con fuerza.

“¿Otra vez me muerdes?” Roque la soltó sujetándola por la cintura, “Zulema, la herida en tu hombro todavía está ahí.”

“Solo te mordí una vez, solo es una cicatriz…” Ella apretó los dientes, “¡cuántas cicatrices has dejado en mi corazón! ¿Lo sabes? ¡No las ves y tampoco te importan!”

Zulema también había perdido el control de sus emociones, y con un movimiento brusco, comenzó a tirar de la camisa de Roque, despojándola y dejando al descubierto la marca de mordida en su hombro.

La marca ya estaba cicatrizada.

“Roque, ¿qué significa este dolor para ti? ¡No significa nada!” Zulema frotó la cicatriz con fuerza, “¡No vas a morir por esto! ¿Entiendes lo que se siente estar tan desesperado que solo piensas en morir? ¡No deberías haberme salvado, deberías haberme dejado saltar al lago!”

Él la miró en silencio.

El agua seguía cayendo.

El–maquillaje de Zulema se había corrido, y aunque su aspecto era desordenado, él la encontraba aún más hermosa que antes.

Ella se veía tan bonita esa noche, pero otros hombres la habían visto primero.

Quizás… Roque pensó que no debería ser tan arrogante y también debería asistir al banquete de celebración.

“¿Por qué estás tan alterada?” preguntó Roque. “Zulema, ¿estás celosa?”

¿Celosa?

Esa palabra la sorprendió, y miró a Roque con los ojos muy abiertos.

“Porque estuve con Reyna, estás resentida,” dijo Roque con voz ronca, “estás triste, estás celosa, sin duda…”

Al pensar en esto, Roque de repente se sintió mucho mejor.

Porque le importaba, por eso se enfurecía.

Zulema negó sin pensarlo: “¡No es cierto!”

“¿Por qué no te atreves a admitirlo?”

“¡Qué va! Como si tuviera la capacidad para estar celosa de ti. ¡Tú y Reyna son la pareja perfecta!”

Roque suspiró: “No hables más, Zulema.”

Ella cerró los ojos, sintiéndose exhausta.

Pero él, con paciencia, explicó: “No tenía la intención de involucrarme con ella en este momento, todo fue un accidente. Estaba borracho y no recuerdo nada.”

“No necesitas explicarme nada.” Zulema lo empujó levemente, “Eres libre, ¿quién soy yo para decirte qué. hacer?”

t

“Te estoy diciendo la verdad.”

“También es verdad que te acostaste con Reyna.”

Roque frunció los labios: “…Podría disculparme.”

Dio un paso atrás.

Eso era algo que el Roque del pasado jamás habría hecho.

Sin embargo, ahora, para calmar a Zulema, estaba dispuesto a ceder.

¡Y pensar que para ella la palabra “disculpa” ni siquiera existía!

Zulema sonrió: “Roque, ¿no te das cuenta de lo ridículo que pareces? ¿Qué méritos tengo yo, Zulema, para que me pidas perdón…?”

Apagó la ducha y salió: “No hace falta. Que sean muy felices juntos, así yo también podré liberarme de este tormento.”

Mirando cómo se alejaba, Roque dio un puñetazo fuerte contra la pared.

Zulema se puso el pijama y se preparó para seguir durmiendo en el suelo.

“Sube aquí.” Roque le ordenó.

Ella no respondió, continuando con su faena de preparar el lecho.

Roque la levantó en brazos.

“¡Suéltame!” ella forcejeó, “Estoy bien durmiendo en el suelo.”

Él entrecerró los ojos peligrosamente: “Zulema, te estoy diciendo, no abuses de mi favoritismo, estás

desafiando mi paciencia una y otra vez.”

-Ella alzó la barbilla desafiante: “No soy tu mascota. ¡Me tratas bien cuando estás contento y me muestras tu

peor cara cuando no lo estás!”

Zulema se bajó de la cama y se dirigió hacia la puerta.

¡No dormiría, no compartiría la cama con Roque!

“¡Zulema!”

“¡Tu cuerpo huele a Reyna, y no lo soporto!”

Roque, con el rostro frío, la siguió y la cargó de vuelta, luego llamó a Poncho: “¡Trae un ambientador!”

Contra la fuerza no hay resistencia.

Al final, Zulema terminó durmiendo al lado de Roque.

Cada vez que cerraba los ojos, lo único que veía era a Roque y Reyna enredados uno con el otro…

Casi no pegó ojo en toda la noche.

Así que cuando llegó a la empresa, Zulema tenía enormes ojeras.

Saúl apareció de nuevo, hablando suavemente: “Señora, el Sr. Malavé le solicita una reunión.”

“No iré.”

“Pero…”

“No estoy de humor y además estaba ocupada.” Zulema continuó dibujando el diseño sin levantar la vista, “Si quiere verme, que venga él. ¿Por qué tendría yo que ir a verlo?”

Saúl parecía avergonzado.

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: , Artist: , Released: 12/22/2023 Native Language: Spanish
"La Fuga de su Esposa Prisionera" is a novel that explores the suspenseful escape of a husband's incarcerated wife. Filled with intrigue, the story unfolds as the protagonist navigates challenges to liberate his spouse. The narrative weaves a tale of love, resilience, and determination against the backdrop of imprisonment and freedom.

Synopsis: Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: “No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera.” Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: “Nunca te debí nada.” Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: “Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.
Read La Fuga de su Esposa Prisionera Description of Novels” Read La Fuga de su Esposa Prisionera
Details
Book Name  Read La Fuga de su Esposa Prisionera

Character Name Generator

Zulema, tu familia

Book About

Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda.” Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre
Genre: Romance Love, Romance, Hot Romance, Billionaire, Fav, CEO
Language: status English : Ongoing 
Where to read:  Megahots.com
 

Read Free La Fuga de su Esposa Prisionera

En un hospital psiquiátrico. En el patio trasero, sucio y desordenado, Zulema Velasco estaba mirando fijamente unos huesos frente a un perro callejero, hacía tres dias que no comía nada, y si seguia asi, moriría de hambre, para sobrevivir, tuvo que arrebatarle la comida al perro. Hacia dos años atrás, Roque Malavé la había abandonado allí, lo que más pensaba ella cada dia era como seguir adelante, la familia Malavé era la más poderosa de Orilla, y Roque era el heredero, el hombre más influyente de la ciudad, su palabra era ley.  

Read La Fuga de su Esposa Prisionera

 

Conclusion/Summer

  "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a gripping novel that delves into the intricacies of love, loyalty, and resilience. The narrative unfolds as the protagonist, faced with the imprisonment of his wife, embarks on a daring escape mission to reunite with his beloved. The author skillfully weaves a tale of suspense and emotion, keeping readers on the edge of their seats throughout the journey. The characters are well-developed, their motivations and struggles adding depth to the storyline. The novel explores themes of sacrifice, determination, and the enduring power of love in the face of adversity. The pacing is dynamic, with twists and turns that maintain the reader's engagement. "La Fuga de su Esposa Prisionera" is a compelling work that combines elements of romance, drama, and suspense, making it a must-read for those seeking a captivating and heartfelt literary experience.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset